martes, 7 de julio de 2009

Testigo del Cielo Caer


Sucede que me he robado una estrella.
Le he quitado brillo a la luna.
Me he cobijado con el viento.

He sido testigo del cielo caer con llanto, bañando los árboles con delicadeza, formando cascadas con los paraguas.
Sucede que a muchos detiene la lluvia, a mi…descaradamente me abre paso. Cada gota que cae en mi cabeza perfuma mi esencia de juventud. Me sentía en Venecia sin pisar Paris, en un camino sin fin. Me detengo y pienso: aun queda vida por vivir. Y la ya vivida la recuerdo con alegría.

Llueve con mayor intensidad, las calles vacías, con la melodía de las gotas caer. La lluvia, humilla a la noche y la hace de día con su relámpago enfurecido. Y a mi… me lava las heridas, llevándose todas esas sartas de palabras románticas y cursis que tanto me estorban. Y prefiero que se las lleve la lluvia, a enterrarlas en un terreno donde puedan florecer. No digo que no me gusten. Simplemente… no en esta ocasión que soy testigo del cielo caer.

Y resulta que llueve con mayor intensidad y este Julio tan invierno pa'l corazón quedo mas frió que donde vive Santa Claus
No quiero boletos de vuelta al pasado, pues los recuerdos se instalan en el corazón
Y otra lluvia como esta...tardara tanto como esperar un eclipse solar.

Y Esta ciudad se perfuma de ti. y Resulta que la noche se encelo, no quiso estar empañada de ti, de las nubes negras ni de llantos tormentosos.

La estrella que robe, sus compañeras salieron a la defensiva, me basto su compañía luminosa sobre mis pupilas, pero ahora se empaña ante tanta gente por la calle deshaciendo mi Venecia sin visitar Paris en los charcos que construí.

Resulta que la gente empieza a salir, enciendo un cigarrillo, espero la luz verde del peatón mientras un desalmado tratando de secarse dice: -Estupido clima, estupida lluvia- al cual cínicamente respondí: -Bonito día. ¿No?... o acaso ¿no le tocaba baño?-

El desalmado siguió su camino. Y yo Alimentando a la memoria, recordando Ese instante en el que fui testigo del cielo caer.



Mildred
Portugal

9 comentarios:

M. Angel dijo...

ME HE ROBADO UNA ESTRELLA

Niña, por que robar una estrella
si el cielo está en ti
En ti está, la luna, los soles
los luceros todos que miras brillar.

Me alegra saber te gusta la lluvia.
La lluvia son lágrimas que vierten los ángeles por los que lloran de amores.

Huellas del pasado, en ti está el presente y el futuro.

Abrazo sincero

ºELINAº dijo...

cuantos sentimientos ambiguos produce la lluvia...
a mi me gusta....
abrazo

Navegante Del Alma dijo...

Cuanta belleza hay dentro tuyo. Que lindo como expresás todo lo que se te dá por expresar.
Me encanta leerte.
Besito acuoso.

un abril encantado dijo...

...preciosa, ese corazón es bellísimo cuidalo...
...estrellas, lluvias, cielo que cae, en tus manos la estrella que eres brilla...
...te veo desde Madrid (España), es tan bueno para mi haberte encontrado, pues siento que si nos encotrasemos nos abrazariamos como dos niñas pequeñas y saltariamos los charcos de las lluvias tremendas...te quiero, Lourdes (Berta es mi hermana)

Mª JOSE. dijo...

BELLISIMO...EPERO QUE ESA ESTGRELLA ALUMBRE TU CAMINO Y TE HGA SENTIR TODA LA FELICIDAD DEL MUNDO.
MIL BESOS.MJ

Diario de un PEaton dijo...

mmm. Leve he, no mucho, pero buen, digamos que es un relato corto, pero siento que hay que aprender a trabajar mas la narrativa, y bueno tambien acomoda bien tu texto,esta descuadrado, respeta los puntos y apartes, las comas, en fin.
trabaja mas.
No te confies.

Angelical dijo...

La lluvia lava pecados y humedece sueños, no es tan mala cuando se agolpa a tus pies para ofrecerte tu propio reflejo, paraq ue sepas quien eres, para que nunca olvides que eres parte de esa ciudad que ahora se lava con gotas caíads. ;) ;) ;)

Besos angelicales.

Andrea Adum dijo...

Bello...audaz eso de fumar bajo la lluvia. Aún después de que la precipitación cesa, la humedad celosa nunca me lo deja encender como tratando de alargar su reinado de agua. Muchas gracias, una vez más...cada vez te acompaño, incluso a Venecia sin pisar París...besos!

DULCE VOZ dijo...

Gracias por tu visita, gracias por tus palabras.

Hermoso tu escrito, como tú adoro los dias de lluvia, sin importar que quede descalza para brincar un charco.
Los adoro aún más cuando estoy entre las cobijas, abrazando a mi amado con una taza de chocolate caliente. ;)

un enorme abrazo